La Escuela de Chicago

Echemos la vista atrás hacia uno de los fenómenos más significativos de la segunda mitad del siglo XIX: la transformación que sufrieron las ciudades como consecuencia del desarrollo industrial. Fue bastante evidente en Estados Unidos. Una de las ciudades que más creció fue Chicago ya que, tras el incendio de 1871, que arrasó gran parte de la ciudad, comenzó un proceso de reconstrucción que ofreció a los arquitectos un campo libre de experimentación. En su desarrollo se introdujeron ya todos los avances de la ingeniería. Sus características: el crecimiento en altura debido a los elevados precios de los terrenos edificables, la ausencia de tradición arquitectónica, que permitió desligarse del pasado y la utilización conjunta de materiales tradicionales y nuevos.

Los arquitectos de la Escuela de Chicago prescinden de los elementos ornamentales superfluos, prefieren la funcionalidad y dejan los adornos para las cornisas, portadas de edificios… Iniciaron la construcción de los rascacielos con edificios de 24 pisos como mucho pero a lo largo del siglo XX fueron ganando altura como solución al problema del espacio, dando a las grandes ciudades americanas un perfil característico. Sullivan y Burnham serían los más importantes. El origen de muchos aspectos técnicos de Le Corbusier y de muchos arquitectos modernos está en la Escuela de Chicago.

AUDITORIO DE CHICAGO  ::  1894-1895, Louis Sullivan

ALMACENES CARSON  ::  1890-1891, Louis Sullivan

RELIANCE BUILDING  ::  1890-1894, Daniel Burnham

FLATIRON  ::  1902, Daniel Burnham

EMPIRE STATE BUILDING  ::  1931, Shreve, Lamb y Harmon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>