Habitaciones infantiles

“Hubo un momento de silencio. Los de la pandilla se lo esperaban todo menos esto.
-¿No apuntas demasiado alto Tono?-dijo, entonces, Fleming-. En primer lugar, ¿de dónde íbamos a sacar los animales?
-Hombre, ya sé que no podemos hacer un Zoo como el del Parque. Pero, animales no faltarán – le respondió Tono. 
-No sé, no sé… – dijo Fleming, moviendo la cabeza al mismo tiempo.
-Si sabemos ingeniarnos bien, te aseguro que podremos reunir veinte o treinta animales diferentes. ¡Y puede que más! – explicó Tono-. Claro que serán animales que la gente está acostumbrada a ver… Pero, si los colocamos en jaulas bonitas, con unos carteles bien dibujados donde figure el nombre del animal y todo lo que ponen los del Parque, a la gente le parecerá que no los ha visto nunca, ya lo verás.
-Y, ¿dónde pondríamos el Zoo, Tono? – preguntó Garbanzo.
-No seas tonto Garbanzo – se apresuró a responder Fleming, a quien empezaba a gustar la idea de Tono -. ¿Dónde quieres colocar un Zoo en el barrio, si no es aquí, en el solar?
-¡Exacto! – exclamó Tono -. Lo limpiamos a fondo y con todas las jaulas dará gusto verlo.”

 

Extracto del libro “El Zoo de Pitus” de Sebastiá Sorribas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>