Rústico industrial

Rústico industrial, así es como defino mi estilo decorativo. Me gusta crear distintos espacios con distintos estilos, siempre depende del encargo y de la personalidad de cada cliente, pero con el tiempo me he dado cuenta que, siempre que puedo, aporto un pequeño toque rústico industrial en mis diseños. ¡Me encanta!

Lo rústico-renovado nunca pasa de moda, lo podemos ver en salones, comedores o habitaciones y cada día se implanta más en espacios como la cocina y el baño, creando ambientes con mucho acogedores con mucho encanto. Normalmente lo asociamos con las casas de campo o playa, pero también es un estilo perfecto para cualquier rincón de ciudad.

Sus básicos: MADERA: es el elemento clave, sin tratar o envejecida, destaca si se combina junto con otros materiales como piedra o metal. TRADICIONAL: el mobiliario mantiene unas formas, a veces más redondeadas, a veces más geométricas (más actual), características del estilo rústico. TONOS NATURALES: predominan los colores claros, cálidos y luminosos, blancos y beiges son los dominantes, para los detalles y decoración textil, normalmente se utilizan gamas de verdes, azules y rosas. ILUMINACIÓN: normalmente esta decoración va acompañada de grandes ventanales o cualquier rinconcito de luz natural. Si el espacio es más reducido, conviene que tanto en paredes como en el mobiliario principal predomine el color blanco o colores muy claros que den sensación de amplitud. COMPLEMENTOS: piezas artesanales de cerámica o cristal y elementos como figuras o cuadros que hagan referencia a la naturaleza.

Por otra parte, la decoración industrial quizás parezca más fría y menos acogedora al tener ese ambiente de fábrica, pero consigue dar un aire muy característico y personal a los ambientes y, aunque se relaciona con espacios muy amplios, de techos altos y grandes ventanales, con la combinación adecuada, también es perfecto para espacios mucho más reducidos. Es un estilo que perdura y que se puede combinar fácilmente.

Sus básicos: MATERIALES INDUSTRIALES: forja, ruedas, metal, cristal, ladrillo, cemento y maderas sin tratar. MOBILIARIO: los originales de oficina son perfectos (aunque su precio a veces no tanto), pero hay tiendas, ferias y, con suerte, algunos sitios con liquidaciones donde podemos encontrar escritorios, sillas, lámparas, taquillas…piezas que captan este estilo a la perfección. DECORACIÓN ORIGINAL: sin recargar, con carteles de cine enmarcados, letreros y letras, frases, pinturas inacabadas, etc. COLORES PLANOS: blancos, negros, marrones y grises son los predominantes de este estilo pero para los atrevidos el estilo industrial combina a la perfección con piezas en amarillo, verde, azul o rojo por ejemplo.

Últimamente esta mezcla está de moda a la hora de decorar un hogar u oficina y yo creo que también es todo un acierto elegirlo como estilo dominante en negocios como bares o tiendas. ¿Hate it or Love it?

Butlers // Ikea

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>