Proyecto N

Por fin, después de casi medio año de reforma, ya os puedo mostrar una parte del “Proyecto N”. Con la ayuda de un arquitecto, los constructores, mi locura y la del dueño, lo que al principio eran garabatos en un papel se ha convertido en una moderna vivienda unifamiliar a la que no le falta detalle. “Proyecto N” parte de la base de una vivienda de casi 200 m2 que literalmente se ha dividido en dos apartamentos independientes.

Os hablaré en concreto de la vivienda 1, cuya planta original contenía una cocina con tendedero, tres dormitorios y dos baños. El cliente tenía dos requisitos importantes a la hora de diseñar la distribución del espacio: quería un salón muy funcional y un vestidor. 

Para conseguir un salón visualmente más amplio se suprimió una de las paredes de la habitación auxiliar, ahora la cocina queda abierta al salón como un elemento más y ambas estancias disfrutan de una luz natural que fluye por todo el espacio. Un espacio funcional que aúna salón-comedor y cocina completamente equipada, más una terraza o cuarto de la colada independiente. Para la cocina se escogió un suelo muy resistente, baldosas de cemento pulido en gris medio, alicatado en gris marengo y mobiliario lacado en blanco brillo. Con la encimera de Silestone en granito gris y los muebles en acero inoxidable, se ha conseguido un ambiente muy contemporáneo.

Otro requisito en la lista era crear un espacio de trabajo/ocio dentro del salón. Un pequeño rincón al inicio del pasillo fue suficiente para ubicar el escritorio. 

29

La iluminación artificial ha sido un factor muy importante en este proyecto. Tanto en el salón, y como posteriormente veréis en la suite, se ha creado un falso techo con tiras de led integradas y focos empotrados; los primeros crean una iluminación blanca, directa o indirecta y los focos dan una iluminación más cálida.

En toda la casa, excepto baños y cocina, se ha optado por una tarima oscura, color wengué y blanco óptico para techos y paredes, con lo que se ha conseguido unificar espacios y crear sensación de amplitud y luminosidad. El salón, al ser un espacio estrecho y alargado, se ha distribuido de forma lineal y el mobiliario se ha escogido acorde al estilo, sencillo y de líneas depuradas. Para romper el binomio blanco/negro, el sofá y la alfombra se escogieron en un beige medio y los complementos en azul índigo, un toque de color muy masculino y que encaja elegantemente con los sillones de cuero y la mesa de centro en color negro. Y por supuesto, sin olvidarnos de lo último en sistemas de audio/vídeo.

El comedor gira en torno al ventanal del salón, aprovechando al máximo toda la luz natural. No había espacio para un gran comedor, pero se ha conseguido un espacio práctico, con una mesa convertible que ocupa el mínimo espacio y que se puede ampliar cuando sea necesario. Un detalle del comedor: la vinoteca.

El aseo era un espacio muy reducido que hemos ampliado visualmente gracias a los azulejos negros (aunque penséis que el negro hace un espacio más pequeño, en determinados casos su efecto es todo lo contrario), dispuestos de forma horizontal y combinados con baldosa blanca en el suelo y para dar un detalle a la ducha se ha utilizado el mismo material con distinto corte, láminas más estrechas, creando efecto cascada. El mobiliario blanco lacado y un ducha con plato extraplano de color negro completan un aseo muy funcional y moderno.

18

La habitación secundaria o de invitados en este caso se ha desarrollado como un espacio individual apto para un compañero de piso, que más adelante siempre puede modificar para darle el uso que necesite. Se convierte así en un espacio único, con un amplio armario de obra y mobiliario de líneas muy sencillas que se adapta a distintos gustos. En toda la habitación predomina la combinación de blancos y grises con detalles en madera de roble.

Una puerta separa la suite del resto de la casa. Lo primero que nos encontramos al entrar es el vestidor, al que no le falta detalle. Para no desaprovechar espacio en el interior, el espejo se ha colocado fuera, de frente a la puerta, lo que amplía visualmente la entrada a la suite y deja un espacio libre tanto de paso como para vestirse sin obstáculos.
En el baño de la suite todo el revestimiento, tanto paredes como suelos, es gres porcelánico en color gris, que, con pequeños detalles en acero, crea el contraste perfecto con el mobiliario acabado en roble texturizado. Se creo una ducha muy espaciosa mediante un único plato extraplano de silex en color negro y una mampara corredera de cristal, con un completo sistema de hidromasaje con jets empotrados y rociador de techo cuadrado.

19

Por último, la habitación principal, un espacio amplio y luminoso, perfecto para descansar y relajarse. Acorde con el estilo y los tonos elegidos en casi todos los espacios, predomina el color blanco de las paredes con toques grises y detalles en madera de color claro y color oscuro (el baúl es una pieza familiar preciosa). Al igual que en el salón, se ha creado un falso techo para la iluminación led ambiental y los focos empotrables.

Aquí se acaba mi historia en ”Proyecto N”, todo el trabajo ha merecido la pena, ahora solo espero que su propietario la disfrute por muchos años. Y a vosotros ¿qué os ha parecido la reforma?

4 thoughts on “Proyecto N

  1. Pingback: “Proyecto N” Parte II | QCruz design

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>